¿Qué causa los ataques de pánico?

Un nuevo estudio averigua los factores más habituales.

Un ataque de pánico puede ser una experiencia desagradable e inquietante, incluso aterradora, y puede provocar falta de aliento, un aumento de la frecuencia cardíaca y náuseas, entre otros síntomas físicos: es la respuesta del cuerpo ante una situación percibida como peligrosa.

Sabemos que la ansiedad y los ataques de pánico son diferentes en cada persona, pero un nuevo estudio, llevado a cabo en el Reino Unido por expertos en ansiedad y ataques de pánico, muestra que algunos ataques son mucho más frecuentes que otros.

Artículo Relacionado
8 cosas que hay que saber sobre la ansiedad

Como primera medida, diremos qué no es la ansiedad: NO es la preocupación porque su vuelo se ha cancelado...

De las 1.000 personas que padecieron ataques de pánico a quienes se estudió, más de un tercio (35%) dijo que las habitaciones con mucha gente son el principal desencadenante. Significativamente, los hombres se vieron más afectados por esto: el 40% afirmó que es su desencadenante número uno, en comparación con el 33% de las mujeres.

Según la investigación, las causas más frecuentes de ataques de pánico son:

  • Habitaciones abarrotadas, que producen una sensación de claustrofobia y atrapamiento de la que no se es capaz de escapar.
  • Permanecer en la cama, donde habitualmente se producen todo tipo de pensamientos y preocupaciones. Preocupaciones que en muchos casos genera la mente y pueden generar un ataque.
  • Estar en el coche que, de nuevo, puede provocar claustrofobia y atrapamiento.
  • Entrar en un ascensor con alguien más. A las sensaciones anteriores se suma la indefensión que produce no tener el control.
Artículo Relacionado
7 maneras de ayudar a alguien con ansiedad

Decir “no te preocupes” NO es una de ellas

La investigación también reveló que la edad es un factor que interviene en los desencadenantes del ataque. Los mayores de 55 años tienen menos probabilidades de verse afectados por las habitaciones atestadas (un 25% afirmó que era su principal desencadenante). El 45% del grupo de 35-44 años dijo que era su desencadenante más común. No se encontró que la ubicación fuera un gran factor de influencia.

¿No sabe qué le causa ataques de pánico?

Para quienes padecen ansiedad y ataques, conocer con precisión el o los desencadenantes de sus ataques sería fantástico, ya que muchos de quienes los sufren no son capaces de indicar lo que provoca el problema. El estudio reflejó esto, y un 28% dijo que no había un desencadenante claro para su ataque.

"Esto es un problema adicional, ya que, sin un desencadenante conocido, los pacientes saben que se puede producir un episodio con independencia del contexto. Realmente son incapaces de evitar posibles situaciones de riesgo, lo que en sí es un círculo vicioso”, dijo el Dr. Geoffrey Wolf, cofundador de bcalm.

¿Sufre ataques de pánico sin saber por qué?

Sabemos que después de un ataque no es fácil obrar del todo racionalmente, pero trate de seguir los siguientes pasos para recuperar algún control:

  • Después del ataque, permita que su cuerpo y mente se tranquilicen. Beba mucha agua.
  • Una vez tranquilo, recuerde exactamente lo que sucedió en los momentos previos al ataque. ¿Qué estuvo haciendo? ¿Qué estaba pensando? ¿Qué miraba? ¿Con quién hablaba? ¿En qué situación estaba?
  • Escriba sus respuestas y trate de detallarlas lo más posible.
  • Haga esto después de cada ataque de pánico y, con las notas delante, intente establecer una conexión. Tal vez haya una persona, pensamiento, sentimiento o situación que los une a todos. Si va a ver al médico, enséñele sus notas, que podrán servir de ayuda.
Artículo Relacionado
10 signos de que puede ser algo más que estrés

Cómo saber si los problemas van más allá del día a día

Dónde buscar ayuda

  • Acuda a su médico de familia, que podrá darle una evaluación médica, y sugerir pautas de actuación.
  • Apúntese a un curso de Terapia Cognitiva Conductual. Podrá aprender métodos prácticos y nuevas formas de pensar que ayuden a combatir los pensamientos y preocupaciones que generan la ansiedad. De nuevo, su médico de familia podrá dar sugerencias en este sentido.
  • Explore la web. Existen sitios con diferentes gamas de recursos de autoayuda y opciones de soporte disponibles.
  • Descárguese una aplicación. Hay una gran cantidad de aplicaciones que se pueden descargar en su smartphone, tablet u ordenador que fomentan la calma y la relajación.
Artículo Relacionado
Dormir mal en la fase REM, vinculado con más ansiedad y depresión

El estrés emocional aumenta con la alteración de dicha fase, creando un círculo vicioso


¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales

Publicidad