Los riesgos de tatuajes y piercings

Nuevo informe de la American Academy of Pediatrics.

Sin ánimo de criticar el “arte corporal”, la American Academy of Pediatrics emite un nuevo informe sobre piercings y tatuajes en adolescentes y sus riesgos, dirigido a padres de jóvenes que estén pensando en seguir esta moda.

"Los adolescentes deberían pensárselo muy bien antes de tatuarse o de ponerse un piercing. Lo que está de moda hoy podría no seguir estándolo mañana. Y ¿entonces qué?", se pregunta la Dra. Cora Breuner, del Hospital Pediátrico de Seattle y autora del informe.

Artículo Relacionado
6 de cada 10 personas se arrepienten de haberse tatuado

Pero no todos los tatuajes pueden borrarse

No es únicamente el carácter permanente de esa tendencia. Los riesgos asociados a los tatuajes van desde infecciones de la piel hasta posibles perjuicios en la vida laboral. Algunas empresas pueden no estar abiertas a esta moda.

No es sencillo saber en qué medida provocan infecciones u otras problemas, pues no existe un registro específico, pero, según la asociación, hay “muchos casos” de infecciones con microbacterias, que van desde sarpullidos hasta forúnculos (acumulación de pus subcutánea) graves, que se tienen que drenar quirúrgicamente.

El informe recalca la necesidad de no ponerse en manos de cualquiera, y acudir a especialistas con licencia, que sigan cuidadosamente los pasos para evitar infecciones: guantes desechables, agujas nuevas contenidas en recipientes estériles y sellados y depósitos de tinta nuevos e igualmente desechables y, por supuesto, tintas de calidad. Es conveniente, en cualquier caso, estar al día en las vacunas.

Aun con todas estas precauciones, las tintas pueden provocar reacciones alérgicas, como también pueden hacerlo los metales de los piercings (sobre todo el níquel). Pueden dar lugar a infecciones bacterianas secundarias (si la persona se rasca por el sarpullido).

Otro riesgo de los tatuajes y de los piercings es que algunas personas son proclives al desarrollo de queloides, unas cicatrices elevadas y duras que pueden ser mucho mayores que la herida que provocó la cicatriz.

Artículo Relacionado
Tatuajes: más riesgos de lo que se cree

Los tatuajes pueden generar problemas cutáneos a largo plazo.

El informe, publicado este septiembre en la revista Pediatrics, aconseja a los padres que mantengan la calma si un hijo expresa su voluntad de tatuarse o ponerse un piercing, hablarlo con él y hacerle ver el carácter de irreversibilidad de su decisión. Más del 50% de los tatuados se arrepienten de haberlo hecho, y el proceso de borrado, mediante sesiones sucesivas de cirugía con láser, es caro, doloroso y no efectivo al cien por cien.


¿Le ha parecido interesante?

3 votos, media: 4 sobre 5

Comparta en Redes Sociales

Publicidad