La enfermedad de Parkinson puede originarse en el intestino

Un estudio llevado a cabo en Suecia pone de manifiesto un nuevo vínculo entre la enfermedad y el intestino.

El estudio mostró que los pacientes a quienes se había extirpado el tronco principal del nervio vago tenían significativamente menos probabilidades de desarrollar la temida enfermedad que los que no se sometieron a la cirugía. Este nervio nace en el bulbo raquídeo e inerva, entre otros, la faringe, los bronquios y el aparato digestivo. Los expertos calificaron los hallazgos como preliminares. Se siguió a los pacientes durante al menos cinco años.

Los autores del estudio concluyen que el Parkinson podría comenzar en los intestinos y propagarse al cerebro a través de dicho nervio, que ayuda a controlar procesos corporales inconscientes, como la frecuencia cardiaca y la digestión.

Artículo Relacionado
Enfermedad de Parkinson

Los síntomas son insidiosos, de muy lenta presentación y evolución, y al principio suelen pasar desapercibidos.

"No nos sorprendió demasiado, dado que otras investigaciones habían mostrado evidencias de la asociación, señaló la autora del estudio, Dra. Karin Wirdefeldt, del Instituto Karolinska, en Estocolmo.

"Nuestros hallazgos concuerdan con otras investigaciones en el campo, aunque la evidencia es escasa", añadió. "Se necesitan más investigaciones".

La enfermedad de Parkinson es un trastorno progresivo e incurable, que afecta en España a más de 160.000 personas, de las que una de cada cinco es menor de 50 años (Libro Blanco del Parkinson en España, 2015). Se origina en la falta de producción de dopamina en el cerebro, y sus síntomas incluyen temblores, rigidez, movimientos lentos y un mal equilibrio.

Artículo Relacionado
Demencias seniles: su prevención

Hay muchos tipos de demencias, algunas más prevenibles que otras...

Usando datos de los registros nacionales de Suecia, Wirdefeldt y sus colaboradores compararon a 9.430 personas que se sometieron a una vagotomía, una cirugía que extirpa el tronco principal o las ramas del nervio vago para tratar las úlceras, con más de 377.000 personas de la población general a lo largo de un periodo de 40 años.

En los que se sometieron a una vagotomía selectiva, en que solo se extirparon algunas ramas del nervio vago, la diferencia en las tasas de Parkinson no tuvo significación estadística. Pero eso cambió en los que se sometieron a una vagotomía troncal –la extirpación del tronco principal del nervio.

Las 19 personas que se sometieron a una vagotomía troncal al menos cinco años antes tenían un 40 por ciento menos de probabilidades de desarrollar Parkinson que los que no se sometieron a la cirugía.

Los resultados se ajustaron según otros factores, como la diabetes, la artritis y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, dijeron los investigadores, que recalcaron que sólo se encontró una asociación, no un vínculo causal, entre la cirugía del nervio vago y el Parkinson.

Artículo Relacionado
Aunque el donante las padezca más tarde, ni el Parkinson ni el Alzheimer se transmiten por la sangre

Los receptores de sangre donada por pacientes de Parkinson y Alzheimer pueden estar tranquilos

Expertos en el Parkinson que no participaron en la nueva investigación dijeron que se necesitan muchas más evidencias para confirmar el vínculo, aunque alabaron el estudio.

"Los hallazgos merecen la atención de la comunidad científica, porque si somos capaces de confirmar que la enfermedad comienza en los intestinos se abre una nueva una vía de esperanza para los pacientes", afirmó.

El estudio se publicó en la revista Neurology.

Artículo Relacionado
¿Quién dijo “café, no”?

Insospechados beneficios del café. De momento, varios estudios demuestran que los bebedores de café viven más.


¿Le ha parecido interesante?

7 votos, media: 4 sobre 5

Comparta en Redes Sociales

Publicidad