Descubren el porqué de las canas y la calvicie

Un experimento en ratones localiza las células responsables

Desde que existe, el hombre ha intentado retrasar el envejecimiento, y el encanecimiento del pelo o su caída son señales inequívocas del avance del inexorable proceso de hacerse viejo. El encanecimiento es relatevamente fácil de enmascarar: los tintes. Pero no así la calvicie, alopecia en términos médicos, que ha sido objeto de infinidad de investigaciones, falsos remedios y soluciones más o menos válidas desde tiempos inmemoriales.

Artículo Relacionado
¿Tienen las canas sus días contados?

También se ha identificado un gen que influye en la forma y densidad del cabello

Una nueva investigación llevada a cabo en ratones localizó accidentalmente las células cutáneas vinculadas a la caída del pelo y a su encanecimiento. El estudio investigaba inicialmente un tipo específico de cáncer que afecta a las células nerviosas. Los investigadores sugieren que el hallazgo, publicado en la revista Genes and Development, abre la puerta a nuevos tratamientos contra las canas y la calvicie.

"Con este conocimiento, esperamos crear en un futuro un compuesto tópico o administrar de forma segura el gen necesario a los folículos pilosos para corregir estos problemas", explicó en un comunicado de prensa de la universidad.

"Aunque este proyecto se inició para comprender cómo se forman ciertos tipos de tumores, acabamos descubriendo por qué encanece el pelo y descubriendo la célula donde éste se origina", comentó el autor del estudio, Dr. Lu Le, de la Texas University, en Dallas, EE.UU.

Artículo Relacionado
Alopecia androgenética: calvicie común

La alopecia, o calvicie, tiene diferentes patrones de aparición.

Se encontró que una proteína llamada KROX20 activa las células de la piel que se convierten en el tronco del pelo. Esas células usualmente se vinculan con el desarrollo nervioso. Estas células cutáneas producen una proteína que afecta al color del pelo. La proteína se conoce como factor de las células madre (FCM). Cuando el FCM se eliminó en los ratones, el pelo se volvió blanco, según el informe. Y cuando se eliminaron las células KROX20, los ratones se volvieron calvos.

Aunque los estudios realizados con animales no siempre son válidos en humanos, podría resultar que los hallazgos sean prometedores. El equipo del estudio sí quiere averiguar si el FCM y la KROX20 con el tiempo dejan de funcionar en humanos. Y dado que el pelo canoso y la calvicie con frecuencia son de las primeras señales del envejecimiento, esta investigación también podría ofrecer información sobre el envejecimiento en general, anotaron los autores.


¿Le ha parecido interesante?

5 votos, media: 3.60 sobre 5

Comparta en Redes Sociales

Publicidad