Desarrollan un parche que podría eliminar los michelines

Contaba el maestro Fernando Lázaro Carreter que cuando la Real Academia se planteó la inclusión de la voz “michelín” en el Diccionario (lo que acabó sucediendo), se discutieron varias propuestas para nombrar a esa grasa que se acumula en la cintura y en las caderas: los (hoy) michelines, o lorzas. Hubo alguna sugerencia realmente pintoresca, como “rollitos de manteca”, se regocijaba el insigne académico. Anécdotas aparte, es conocido que esos rollitos pueden tener serias consecuencias en la salud.

Ahora, unos científicos han dado los primeros pasos para el desarrollo de un parche cutáneo que podría "derretir" los michelines.

Durante el proceso, realizado sobre ratones obesos, el parche transfirió fármacos que convertían el tejido adiposo blanco -las grasas blancas- en grasa “parda” (también conocida como multilocular, primaria o marrón). Esto dio como resultado un 20% menos de exceso de grasa y una reducción en el tiempo de recuperación de los niveles de glucosa. En ratones sanos, el parche incrementó la absorción de oxígeno en un 20%.

Artículo Relacionado
El “reloj del cuerpo” influye en el peso, muestra un estudio

Hay que esperar unas horas a acostarse, en vez de hacerlo después de cenar.

La grasa blanca no es necesariamente mala en sí, pero sí lo es su exceso. La acumulación de este tejido adiposo en la parte media del cuerpo puede acarrear riesgos para la salud, incluida la enfermedad metabólica. La grasa marrón, o parda, es la genera calor al quemar calorías; se piensa que este tipo de grasa tiene una cierta función en mantener a alguien delgado.

El parche, de un centímetro cuadrado, convierte la grasa blanca en grasa parda. Consiste en agujas microscópicas llenas de nanopartículas, que contienen dos fármacos conocidos para esa conversión. Dichas partículas fueron diseñadas para retener eficazmente el fármaco y liberarlo gradualmente en el tejido cercano.

El parche aún no se ha probado en seres humanos y se necesita más investigación, pero los investigadores creen que nos acerca a técnicas no invasivas para combatir la obesidad y la diabetes.

Artículo Relacionado
Los michelines, especialmente malos para la tensión

El exceso de peso en la cintura es clave para la hipertensión

"Hay varios fármacos disponibles para convertir la grasa blanca en parda, pero deben administrarse en píldoras o en inyecciones. Esto expone a todo el cuerpo a los medicamentos, lo que puede provocar efectos secundarios como malestar estomacal, aumento de peso y debilidad ósea. Nuestro parche parece aliviar estas complicaciones al administrar los fármacos directamente al tejido graso", dijo a Medical News Today el Dr. Li Qiang, de la Universidad de Columbia, en Nueva York, y participante en el estudio.

"Mucha gente se ilusionará sin duda con esta noticia: una técnica que podría acabar sustituyendo a la liposucción. Sin minimizar esta ventaja, creemos que es aún más importante que nuestro parche pueda proporcionar un medio seguro y eficaz para tratar la obesidad y los trastornos metabólicos relacionados, como la diabetes", añadió.

El estudio se publicó en la revista ACS Nano.

Artículo Relacionado
Cuidado con la liposucción: puede tener una complicación rara, pero muy grave

Reportan un caso con problemas respiratorios críticos tras someterse al tratamiento


¿Le ha parecido interesante?

2 votos, media: 4.50 sobre 5

Comparta en Redes Sociales

Publicidad