¿Comer más queso alarga la vida?

Cuando se trata de comer sano, todos percibimos el queso como algo malo o al menos no bueno, sin más etiquetas, y procuramos no comer demasiado.

Bueno, pues un nuevo estudio ha encontrado que los quesos curados, como el manchego, el brie, el cheddar, el parmesano… pueden ayudar a aumentar la esperanza de vida e incluso evitar un cáncer como el hígado.

Los investigadores, de la Texas AM University, descubrieron que este tipo de quesos contiene espermidina, una poliamina, que impide que las células hepáticas dañadas se repliquen. Esto significa que el queso tiene la potencial capacidad de prevenir la cirrosis hepática –que es un incremento del tejido fibroso que da lugar a la aparición de nódulos, con alteración de la estructura normal del órgano - y la forma más común del cáncer de hígado.

Artículo Relacionado
Los consejos nutricionales que deben ignorarse

El análisis y las acotaciones de una nutricionista

Los experimentos, llevados a cabo con ratones, consistieron en suministrarles un suplemento de espermidina durante toda su vida. El equipo encontró que la esperanza de vida de los así tratados aumentó un 25 por ciento.

Y buena noticia para los no amantes del queso (que los hay…): los científicos encontraron que las setas, los productos a base de soja y los cereales integrales proporcionaron beneficios similares.

Será necesario realizar ensayos en humanos, advirtieron, e investigar si la espermidina puede convertirse en un suplemento para aumentar la esperanza de vida.

Y también señalaron que para ver una mejora significativa, probablemente sería necesario tomar un suplemento de espermidina desde muy niño.

El equipo reveló que hay otras tres cosas que han demostrado ayudar a los animales a vivir más tiempo, según varios estudios.

Artículo Relacionado
7 mitos comunes sobre dietas a los que no hacer caso

Viejas creencias de las que hay que hacer caso omiso

“Una importante reducción de las calorías consumidas, la restricción de la ingesta de metionina (un aminoácido presente en la carne y otras proteínas), y tomar rapamicina (un inmunosupresor usado habitualmente para prevenir el rechazo de un órgano trasplantado) han demostrado que prolongan la vida de los animales así tratados”, dijo el Dr. Leyuan Liu, de dicha universidad.

Más razones para comer queso

En un artículo publicado en el British Journal of Sports Medicine, tres investigadores afirmaron que la creencia generalizada de que las grasas saturadas (como las que se encuentran en los productos lácteos) obstruyen las arterias es lisa y llanamente falsa.

“La obsesión de eliminar de la dieta las grasas saturadas debe revisarse. A efectos de optimizar la salud cardíaca, es mucho más efectivo una caminata diaria, que minimiza el estrés”, afirmaron.

Y, de acuerdo con una investigación reciente llevada a cabo en el University College de Dublín, los comedores de (mucho) queso no tienen niveles más altos de colesterol.

Hay controversia, sin embargo. El Dr. Mike Knapton, director médico asociado de la British Heart Foundation dijo que las afirmaciones vertidas en el BJSM eran engañosas. "Décadas de investigación han demostrado que una dieta rica en grasa saturada aumenta el colesterol LDL (el “malo”) en la sangre, lo que aumenta el riesgo de un ataque al corazón o de un ictus”, afirmó. La polémica está servida.


¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales

Publicidad