Medición de la presión arterial

¿En qué consiste la medición de la presión arterial (o simplemente "tensión")?

A la mayoría de las personas le han medido la presión arterial (tomar la tensión, en lenguaje coloquial) en un momento u otro de su vida. Se trata de un examen simple e indoloro, que proporciona una gran cantidad de información sobre el corazón y el estado de los vasos sanguíneos.

Se trata de un examen que proporciona información sobre el corazón y el estado de los vasos sanguíneos.

¿Qué es lo que se mide?

El médico determina la presión máxima (sistólica) y la presión mínima (diastólica), conseguidas por el latido del corazón.

  • La presión máxima: es la máxima presión en una arteria (vaso que transporta la sangre desde el corazón), en el momento que el corazón está latiendo, e impulsando la sangre hacia todo el cuerpo.
  • La presión mínima: es la mínima presión en una pared de una arteria, en los momentos que transcurren entre un latido y otro, cuando el corazón está en estado de reposo. Esta presión es particularmente importante para el diagnóstico de la hipertensión (presión arterial elevada). También es importante para seguir la evolución de la presión arterial.

¿Cómo se mide la presión arterial?

Es importante que el paciente esté relajado y se mantenga en reposo durante al menos 5 ó 10 minutos antes de que se le registre su presión arterial. La presión arterial puede medirse de diversas maneras, según para qué vaya a utilizarse la información obtenida por las mediciones, pero normalmente lo que se realiza es lo siguiente:

¿saber más?

Visite nuestra sección 'Pruebas diagnósticas' donde encontrará otras pruebas frecuentes

    • El paciente se halla relajadamente sentado, con el brazo derecho apoyado en un soporte. Alrededor de la parte superior de su brazo derecho se coloca un manguito que contiene un balón hinchable que está conectado a un dispositivo, con una escala en uno de sus lados, que se conoce como esfigmomanómetro.
    • Posteriormente, se insufla aire en el interior del balón, con lo que aumenta la presión del manguito que rodea el brazo.
    • El médico coloca un estetoscopio en el brazo del paciente y ausculta el pulso, mientras se deja salir lentamente el aire del balón.
    • La presión sistólica se determina en el momento que el médico escucha por primera vez el pulso. Este sonido se hará lenta y progresivamente más lejano, para finalmente desaparecer.
    • La presión diastólica se mide desde el momento en que el médico deja de escuchar el sonido del pulso. Se corresponde, por tanto, con el último latido audible.
    • La presión arterial se mide en términos de milímetros de mercurio (mmHg).

    ¿En que consiste una presión arterial elevada?

    Una presión arterial superior a 150/90 (sistólica/diastólica) -"tensión de 15/9", coloquialmente- registrada cuando el paciente se halla en reposo, se considera elevada. En algunas personas, sobre todo en el caso de los diabéticos, el objetivo debería ser una lectura con valores de presión arterial inferiores a 130/80.

    Todas las personas tienen variaciones de la presión arterial durante el día. Las situaciones que conllevan ansiedad, estrés, o incomodidad, pueden elevar momentáneamente la presión arterial, en personas que no sufren una hipertensión significativa (es decir, un aumento de presión arterial que precise tratamiento).

    Por este motivo, en todos los casos, excepto los más graves, es mejor no establecer juicios sobre el significado del aumento de la presión arterial, hasta que se hayan registrado tres o cuatro mediciones en el espacio de algunas semanas, lo que permitirá calcular el promedio de la presión arterial.





    ¿Le ha parecido interesante?

    Comparta en Redes Sociales

    Publicidad