Urografía

¿Qué es la urografía?

La urografía es una prueba de rayos X que se usa para estudiar los riñones y los tubos por donde vacían la orina (uréteres). Se utiliza una sustancia de contraste especial densa a los rayos X para descubrir diferencias entre los riñones, o cualquier otra anomalía. Con esta prueba también se ve el tamaño y la forma de la vejiga. Suele llamarse urografía intravenosa o UIV.

¿Saber más?

Vea en nuestra sección 'Pruebas diagnósticas' las más frecuentes.

    ¿Cuándo se utiliza la UIV?

    La UIV es la radiografía más empleada para los riñones, y sirve para estudiar multitud de problemas, entre los que se incluyen:

    ¿Cómo se hace la UIV?

    Suele recetarse un laxante suave antes de la prueba para vaciar el intestino, ya que si está lleno oculta las imágenes radiológicas útiles para el diagnóstico.

    El paciente se tumba sobre la mesa de rayos X. Antes de administrar el contraste se hace una radiografía de los riñones y del área de la vejiga. A continuación se inyecta el contraste en el brazo o en el dorso de la mano. El contraste circula por la sangre hasta los riñones, rellena el sistema colector del riñón y pasa por los tubos principales (uréteres) hacia la vejiga.

    Se obtienen radiografías sucesivas para seguir el curso del contraste (normalmente cada 5 minutos, después cada 20 minutos, y una última radiografía tras vaciar la vejiga). Pueden ser necesarias radiografías adicionales para demostrar claramente el punto de obstrucción. A veces se coloca un dispositivo en la parte baja del abdomen para realizar compresión, que no es doloroso y que permite obtener imágenes de buena calidad de los riñones.

    La pielografía retrógrada también es una prueba radiográfica del aparato urinario. Es un complemento de otra prueba, la visualización telescópica directa de la vejiga (cistoscopia), que se hace con un anestésico general. Se introduce un tubo pequeño, o catéter, a través del orificio que conduce al uréter y al riñón. A continuación se inyecta por el tubo el contraste que dibuja el uréter y las partes del riñón.

    ¿Es peligrosa la UIV?

    Existe un leve riesgo de que los pacientes sean alérgicos al yodo que contiene el contraste. Tienen mayor riesgo las personas con alergia, fiebre del heno o asma. En estos casos se sugiere otra prueba alternativa, o bien realizarse la UIV previa administración (desde el día anterior), de una pequeña dosis de esteroides para suprimir la respuesta alérgica.

    Los pacientes diabéticos en tratamiento con metformina deben dejar de tomarla 48 horas antes de la UIV. Se recomienda a las mujeres embarazadas que no se realicen una UIV, a menos que los beneficios potenciales de la misma compensen los riesgos para el feto. Todo paciente con enfermedad seria de hígado, corazón o pulmón debe recibir instrucciones específicas de un especialista antes de someterse a la prueba. El riesgo de efectos secundarios debidos a la radiación es muy pequeño. La tecnología moderna de rayos X está diseñada para obtener imágenes de altísima calidad empleando muy bajas dosis de radiación.

    Dr. Carl J. Brandt, Director Médico Internacional y Cofundador de NetDoctor
    Dra. Sarah Burnett, especialista en Radiodiagnóstico
    Dr. John Macfarlane, especialista en Cirugía Urológica
    Dr. John Pillinger, médico general

    ¿Le ha parecido interesante?

    Contenido Relacionado

    Comparta en Redes Sociales

    Publicidad