Orzuelo

¿Qué es un orzuelo?

Un orzuelo es una infección de las glándulas sebáceas localizadas en el borde de los párpados, y producida en general por una bacteria denominada estafilococo. Estas glándulas se encargan de producir el material graso que forma parte de las lágrimas. Se trata de un proceso bastante frecuente, sobre todo en los niños.

Un orzuelo es una infección de las glándulas sebáceas localizadas en el borde de los párpados.

Tipos

Encontramos dos tipos de orzuelo: orzuelo externo, superficial y bien delimitado, en general localizado en la base de una pestaña y, orzuelo interno, más profundo.

Orzuelo externo

El orzuelo externo se presenta con dolor, enrojecimiento y un aumento de la sensibilidad del borde del párpado por la hinchazón purulenta, lo que provoca lagrimeo, una mayor sensibilidad a la luz y la sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo. Se forma una zona indurada, redondeada, con un punto amarillento que señala la supuración. Cuando el absceso se rompe y secreta el material purulento, el dolor disminuye de forma notable.

Orzuelo Interno

El orzuelo interno es menos frecuente, pero provoca un dolor más intenso e incluso en ocasiones, fiebre. La zona indurada está más localizada y cuando se convierte en absceso, su apertura espontánea es más rara por lo que con frecuencia se reproduce.

Evolución y tratamiento

Aunque los orzuelos pueden curar por sí solos, es un proceso que tiene una evolución de unos siete días, el tratamiento principal consiste en la aplicación local sobre la inflamación de compresas o toallitas tibias durante diez a quince minutos y de tres a cuatro veces al día. El calor seco aplicado así es muy ventajoso.

No se debe tratar de drenarlos. Este es un proceso que debe producirse de forma natural, por sí solo. Su médico puede indicar la aplicación de una crema o pomada con antibiótico y antiinflamatorio, según valore la intensidad de la infección y de la inflamación. Los antibióticos vía oral no suelen recetarse, al ser la mayoría de los orzuelos, banales y de rápida resolución.

Si se tiene un orzuelo que se mantiene con el tiempo o que sus síntomas van en aumento, hay que acudir al médico de confianza para que efectúe un examen físico de los ojos y los párpados, sin necesitar en principio otro tipo de examen o prueba complementaria.

En ocasiones, y como complicaciones poco frecuentes incluso a pesar de utilizar cremas antibióticas, los orzuelos son persistentes en el tiempo, no drenando espontáneamente, o son recurrentes en la misma zona y se convierten en abscesos o flemones. En estos casos, incluso si se decide dar una rápida solución al orzuelo, puede ser necesaria una pequeña incisión quirúrgica utilizando un bisturí, y extrayendo el material purulento.

Por tanto, el objetivo del tratamiento es eliminar la acumulación de material purulento y evitar que se produzca incluso una celulitis del párpado, que es una infección del párpado en la zona próxima al orzuelo.

Consejos preventivos

Hay factores que predisponen a los orzuelos, sobre todo en los niños: frotarse los ojos con las manos sucias, o si el niño se rasca por un cuadro alérgico que le provoca picor en los ojos, o estar causados por una diabetes mellitus desconocida.

Como consejos preventivos, es recomendable lavarse bien las manos antes de tocarse el área próxima a los ojos, además de valorar la aplicación de cosméticos, si el orzuelo es un proceso que se repite con frecuencia.



¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales

Publicidad