7 lecciones de felicidad

El estrés, inevitablemente, forma ya parte de nuestra vida diaria y resulta difícil sustraerse a la tensión emocional del día a día. Pero hay pasos que pueden darse, actitudes que pueden quitar protagonismo a esa indeseable sensación. Todos estamos estresados, y los problemas que generan esa tensión son diferentes en cada persona.

Hay que aprender a relajarse y desconectar

Las actividades obvias para paliar el estrés son conocidas: Ejercicio, dieta sana y “buen” sueño. Pero por las razones que sean, no las seguimos. Y si, en mayor o menor medida, todos sabemos qué puede ayudarnos con el estrés –desconectar, ir al cine, leer– ¿por qué no lo hacemos?

En cualquier caso hay pequeñas cosas que cambiar que pueden ser de mucha ayuda para mejorar nuestro bienestar.

Artículo Relacionado
7 maneras de ayudar a alguien con ansiedad

Decir “no te preocupes” NO es una de ellas

1. Aprenda a decir “no”

Es importante ser capaz de decir “no”, y disfrutar de más tiempo para nosotros, anteponiendo nuestras propias necesidades a las del prójimo. Distinguiendo por sexo, las mujeres son las más proclives a ser complacientes en exceso.

Empiece por pensar a qué peticiones puede usted contestar con un “no”, pensando en usted mismo. Ponga sus necesidades en primera fila y sea capaz de hacer lo que quiere, manteniendo el deseable equilibrio. Tendrá más tiempo para su familia y sus amigos.

De manera que diga que no puede ir al cine si la película no le atrae, o que no va a ese plan de fin de semana con quien sabe que se va a aburrir. De este modo, priorizará el tiempo pensando en usted mismo; y cuando se sienta capaz de decirse “en realidad mis necesidades son las más importantes” dejará de pensar que se siente obligado a ir de aquí para allá, arrastrado por los demás. La gente siempre acaba por entenderlo, además.

Cuando empiece a decir “no” más a menudo, verá como tiene más tiempo para usted y que podrá decir “sí” a las actividades que realmente le llenan, ya sea ese largo paseo el sábado por la mañana o la sesión de yoga del jueves: será tiempo suyo, no negociable con los demás.

Artículo Relacionado
9 razones por las que ser amable es bueno para tu salud

Simples actos de amabilidad conllevan sorprendentes efectos positivos.

2. Planifique la semana

Para hacer cosas como ejercicio diario, comer sano o tener algo de tiempo para relajarse, lo ideal es planificarlas. Si las tiene apuntadas, nadie podrá evitar que las lleve a cabo.

Piense en las semanas venideras y pregúntese si tiene tiempo libre; ¿He planificado las sesiones de gimnasia o a qué horas voy a hacer algo de ejercicio? ¿He pensado cuándo voy a ir a ver a Fulano, convaleciente de su operación? Debe ser uno mismo el conductor, no el pasajero, y debe convencerse de esto.

3. Llene la nevera de comida sana

Debe asegurarse de comer bien y de tener en casa lo necesario. Ensaladas, fruta, verdura, pasta fresca… y evitar pedir una pizza o comprar una hamburguesa de camino a casa.

Puede pedirlo por internet, además. Ahora hay servicios casi inmediatos que le ayudarán a mantener un stock conveniente de productos sanos, a su disposición para cuando llega a casa.

Artículo Relacionado
Lo mejor cuando ataca el estrés

3 actividades básicas que pueden ayudarle a combatir el estrés

4. Cuídese, o mejor: mímese

Llene la nevera de comida, pero que sea sana

Y mímese a fondo, sobre todo cuando se sienta sobrepasado o “quemado” por los acontecimientos. Esto puede ser tan simple como irse a la cama a una hora razonable (lo que no resulta fácil para todo el mundo).

Se trabajan muchas horas. Mucha gente trabaja demasiadas horas, de hecho, y llegan a casa muy tarde. Y conectarse para ver una serie hasta las tantas, cuando se tiene que levantar a las 7:30… Es un error, aunque piense que está desconectando. En realidad, constituye una importante causa de estrés.

5. Desconecte

O sea, desconéctese. Apártese –literalmente– del PC, de la tablet, del móvil y de la televisión. Déjese de whatsapear, de mandar SMS y de charlas insustanciales, dese un paseo o siéntese en una terraza y disfrute del rumor de la gente charlando, de los pájaros y de las flores.

La tecnología es estresante y debe resistirse a caer constantemente en sus redes. Dese un buen baño, tómese una infusión y lea. La gente tiende a confundir la cama con un casino, un club social, un súper o un banco y eso no es desconectar, sino al contrario.

Artículo Relacionado
6 tareas diarias para una buena salud mental

Dónde hay que centrar los esfuerzos para mejorar la autoestima y acabar con la ansiedad

6. Olvídese un poco de las noticias

Si está realmente estresado, no se sienta culpable por no ver el telediario o por no leer los titulares de la prensa, pues le pueden crear un estado de ansiedad añadida.

Opte mejor por buena música, por música “feliz”, que invite a tararearla mientras se escucha, o lea algo interesante que le evada.

7. Es clave saber relajarse

Dé prioridad a la relajación, pues correr para nada a nadie sirve, y menos a usted mismo. Aunque no todo el mundo se siente bien en soledad, trate de pasar algún tiempo solo.

Tener siquiera una hora en casa para uno mismo puede hacernos sentir mejor. Un poco de música suave de fondo, y meditar, eso es.

Use sus auriculares en el autobús o el metro cuando vaya o vuelva al trabajo y escuche música suave que le permita entornar los ojos y meditar. Infórmese, porque existen varias apps en la red que pueden ayudarle a hacerlo.


¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales

Publicidad