Las 7 enfermedades de transmisión sexual más habituales, y cómo se tratan

Podríamos estar disfrutando de una relación amorosa plena, pensar que ya han pasado unos añitos desde la primera vez, y que ya estamos de vuelta de estas cosas. Pero lo cierto es que en los últimos años se ha producido un repunte de las ETS entre gente de 40 años y más, con lo que, lamentablemente, cabe pensar que esta “charla” sobre ellas no es sólo para adolescentes.

Las ETS han estado con nosotros desde tiempo inmemorial y durante siglos nos referíamos a ellas como enfemedades vergonzantes. En el pasado, se utilizaba el mercurio, el arsénico y el azufre como tratamientos, pero tenían efectos secundarios graves, incluyendo la muerte debido al envenenamiento por mercurio.

La aparición de la penicilina y la medicina moderna en el siglo XX marcaron, afortunadamente, la gran diferencia. Ahora las ETS se tratan mucho más eficazmente; y existe una mayor conciencia sobre los riesgos de estas infecciones. O, mejor dicho, viendo el aumento reciente, debería existir.

La prevención y la educación son las mejores prácticas, de modo que aquí está lo que se necesita saber acerca de las ETS más habituales.

Artículo Relacionado
Virus y bacterias

Es fundamental conocer de qué se trata, pues las unas se eliminan con antibióticos y los otros no.

1. Clamidias

La clamidia es quizá la ETS más común en la población joven, y muchos no saben que la tienen. Los síntomas pueden variar entre hombres y mujeres y la mayoría no tiene síntomas en absoluto.

Los hombres pueden experimentar dolor o ardor al orinar, orina turbia y malestar en los testículos.

Las mujeres pueden experimentar molestias similares, dolor durante o después del sexo (acompañado a veces de sangrado), y reglas más pesadas o irregulares. Por lo general, sin embargo, no tienen ningún síntoma en absoluto.

Si la clamidia no se trata, puede provocar graves infecciones pélvicas e infertilidad, por lo que es muy importante pasar revisiones regulares.

Cómo se tratan

La clamidia se diagnostica mediante un test de orina y puede tratarse con una única dosis de antibióticos.

Artículo Relacionado
Hay que explicar (aún más) cuándo antibióticos sí, y cuándo no

El pasado18 de noviembre, Día Europeo del uso prudente de antibióticos

2. Verrugas genitales

Las verrugas genitales son consecuencia de la infección por el virus papiloma humano (VPH). Pueden identificarse como pequeños crecimientos carnosos en las áreas genital y anal. Las verrugas generalmente no son dolorosas, pero pueden generar picores y quemazón.

Tratamiento

Se pueden tratar con cremas a base de podofilina o eliminándolas con crioterapia, rayos láser o incluso extirpación quirúrgica

Artículo Relacionado
Seguimos abusando de los antibióticos

A pesar de todas las advertencias de la comunidad científica...

3. Herpes genital

El herpes genital es una enfermedad contagiosa causada el denominado virus Herpes simplex (VHS). Esta infección afecta a la piel y a las membranas mucosas de los genitales y del ano. Se transmite por vía sexual y también por el simple contacto físico.

Habitualmente, lo primero que se nota es una molesta sensación de pinchazos en la zona afectada. Seguidamente, en un plazo que va desde dos horas hasta dos días, aparecen en la piel las vesículas que caracterizan a la infección. Dos o tres semanas después, dichas vesículas se transforman en pequeñas úlceras.

El primer episodio de herpes genital es el que provoca una sintomatología más intensa. A pesar de todo, hay pacientes que no presentan síntomas, por lo que el contagio se facilita, al no detectarse la infección.

Tratamiento

No hay cura total para la infección, como ocurre con todas las infecciones víricas. Se puede mantener a raya mediante el uso de anti-retrovirales, instaurados por un médico.

Artículo Relacionado
¿Acción internacional contra el mal uso de antibióticos?

Un grupo de expertos advierte de la extrema gravedad del problema

4. Gonorrea

El agente causante de la gonorrea es una bacteria, la Neisseria gonorrhoeae, o gonococo. Se contagia fácilmente a través del coito y los síntomas son similares a los de la clamidia, pero por lo general más intensos. Puede producir secreciones verdosas o amarillentas por el pene o la vagina, exudados que pueden ser bastante abundantes. Al igual que Chlamydia, sin embargo, los síntomas no siempre están presentes.

Tratamiento

La infección se detecta mediante el examen microscópico de las secreciones de la uretra, el cuello del útero, la faringe o el recto.

Desafortunadamente, el abuso de los antibióticos –entre otros factores– está causando que las bacterias se vuelvan resistentes a más y más antibióticos y el tratamiento se complica más. En este momento, con todo, todavía se trata sin demasiado problema con una inyección de antibióticos.

5. Ladillas

Se las considera como una infestación menor, “divertida”, y dan lugar a bromas y chistes. Pero como todas las ETS, en realidad no tienen ninguna gracia.

Son pequeños piojos púbicos, y se difunden fácilmente con el contacto corporal. Por lo general se encuentran en el pubis, axilas y el pelo del cuerpo, así como en las barbas y hasta en las cejas y las pestañas. Los piojos se traspasan de persona a persona, y pueden tardar semanas en hacerse visibles.

Tratamiento

El tratamiento (que puede requerir el afeitado de las zonas infestadas) se lleva a cabo con cremas y champús adecuados, de venta libre las farmacias.

Artículo Relacionado

6. VIH

De todas las ETS mencionadas el VIH es probablemente el más tristemente famoso y también el más temido. En la década de 1980, tener el VIH era una sentencia de muerte y trajo consigo un enorme estigma. Afortunadamente, los fármacos modernos han tenido un enorme impacto en la comunidad del VIH, permitiendo a los pacientes llevar vidas felices y saludables. Pero, ¿sabemos en qué consiste?

El VIH es un virus que ataca frontalmente el sistema inmunológico. Se transmite con mayor frecuencia a través de relaciones sexuales sin protección y también mediante los fluidos corporales. Muchos pacientes con VIH parecen sanos y no presentan ningún síntoma, pero pueden experimentar unos síntomas parecidos a los de la gripe, con fiebre, cuando se infectan.

La etapa final del VIH es el sida, y es entonces cuando el sistema inmunológico ya no es capaz de luchar contra las infecciones y las enfermedades.

Tratamiento

No hay cura para el VIH (no olvidemos que aún no sabemos matar los virus) pero como hemos señalado, se han desarrollado fármacos capaces de mantener el virus atenuado, de modo que los pacientes pueden llevar vidas normales.

7. Sífilis

Es una infección bacteriana, producida por la Treponema pallidum. La sífillis normalmente se transmite en las relaciones sexuales, pero también puede transmitirse de madre a hijo durante el embarazo. No es tan frecuente en la actualidad como lo fue décadas atrás. Sin embargo, en muchas regiones de Asia y África esta enfermedad sigue presentando alta incidencia, y en los países desarrollados continúan dándose casos, en muchas ocasiones importados de dichas áreas.

Los primeros síntomas son aparición de ulceraciones en la región de la piel que ha estado en contacto con la bacteria. Estas lesiones son de color rojizo e indoloras, se conocen con el nombre de chancro y suelen aparecer en el pene, o bien en la vulva o la vagina.

Tratamiento

Si la sífilis se trata correctamente en las primeras fases, se cura por completo mediante antibióticos, sin aparición de complicaciones ni secuelas. Si la sífilis no es tratada adecuadamente, con los años pueden aparecer las graves manifestaciones que caracterizan a la sífilis terciaria, que puede provocar graves trastornos cardiovasculares, e incluso la muerte.

Hay más

Aquí hemos expuesto las más habituales, pero hay más ETS, como Molluscum contagiosum o la enfermedad del beso (mononucleosis infecciosa). Y, aunque no se las considera estrictamente como ETS, lo cierto es que hay enfermedades, como las hepatitis, que se transmiten eficientemente manteniendo relaciones sexuales con alguien infectado.

¿La manera de prevenirlas? La única manera de tener sexo seguro es usar preservativos o métodos de barrera. Recuerde: el sexo es sano, pero el sexo seguro lo es más todavía.


¿Le ha parecido interesante?

4 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales

Publicidad