6 trucos para encarar las fiestas echando una mano a su cintura y… al entorno

Durante las Navidades, la palabra “más” parece ser el karma. Ya sea gastar más dinero en regalos o comer más (y más a menudo), las fiestas conducen indefectiblemente a excesos, que a su vez llevan a incrementos en la talla de cintura; y en desperdicios. Pero no tiene por qué ser así. Hay algunas pautas simples que no impiden que se dé los bien merecidos homenajes, pero que evitan que se conviertan en eso, excesos.

A continuación, algunas pautas para disfrutar de unas fiestas sanas y sostenibles, buenas tanto para la cintura como para el medio ambiente.

1. Empiece con ensalada

Tome una buena ensalada como primer plato. Incrementará la cantidad diaria de verdura y mantendrá a raya el apetito. Al empezar con verdura será menos propenso a comer de más, lo que limitara las calorías consumidas y, además, reducirá la cantidad de desperdicios, lo que será bueno para su cintura y para el entorno.

2. Camine más

Ya lo ha oído antes, claro, pero el consejo no puede ser más vigente: aparque más lejos y aproveche para andar un rato. ¿Por qué no adoptar esta sana costumbre durante las fiestas, y olvidarse de las carreras para encontrar aparcamiento? Y, si camina más en lugar de coger el coche, ahorrará algo en gasolina y contribuirá a limitar las emisiones de gases nocivos para el medio ambiente.

Artículo Relacionado
12 trucos para combatir la resaca

Para antes, durante y después de "la noche anterior".

3. ¡Vivan los refrescos caseros!

Haga sus propios refrescos para sus invitados en las fiestas, en lugar de comprarlos. Puede hacer sus propias limonadas y naranjadas, o refrescos de menta, manzana o piña natural. Evite los refrescos enlatados o embotellados en plástico que, además, suelen ser auténticas bombas de azúcar. Seguro que sus propios refrescos caseros tienen éxito entre sus invitados.

4. Ojo a los buffets

Son muy peligrosos. No permita que se le llenen los ojos con toda la oferta que este tipo de comidas tienen habitualmente. No se sirva de más, y evitará tanto seguir comiendo sin hambre como tirar más comida a la basura. Sírvase platos pequeños y no piense que tiene que probar todo lo que hay en la mesa. Elija 3 ó 4 platos de sus favoritos y, si sigue con hambre, haga una pausa antes de volver a la carga.

Artículo Relacionado
9 cosas que debe tener en cuenta si viaja en coche estas Navidades

Algunos consejos para viajar más seguro en coche, durante el invierno

5. Apúntese a lo simple

Olvide el “más”, y planee sus comidas de celebración simples. Cocine menos platos y utilice ingredientes nutritivos, que ayudarán a que sus invitados se sientan satisfechos –no saciados– después de comer. ¿Otro “bonus”? La simplicidad y el menor número de platos cocinados supondrán un menor gasto de energía y menos tiempo y esfuerzo. Y de agua, a la hora de lavar los platos.

6. Redefina los postres

Todos pensamos en dulces, tartas y pasteles, durante las fiestas. En su lugar, procure evitar los horneados y piense en platos más sanos que, además, requerirán un menor gasto energético. ¿Un ejemplo? Una buena macedonia de frutas, que puede llevar nueces y hasta chocolate con, opcionalmente, un chorrito de algún licor. Tras ese postre, ¡un trocito de su turrón favorito no le hará daño!

Artículo Relacionado
Sueño: causa de accidentes de tráfico

Un peligrosísimo problema, que todos los conductores han experimentado alguna vez.



¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales

Publicidad