4 señales de que no está tomando suficiente calcio

(Y… olvídese de las marcas blancas en las uñas: ¡es una "leyenda urbana"!).

A continuación, lea cómo el cuerpo le pide que aumente la ingestión de calcio.

Ya sabemos que el calcio es esencial para la salud de los huesos y de los dientes; pero ¿sabemos también que es tan vital para los adultos como para los niños? ¿Y que el calcio es también fundamental para la energía, la función muscular y la coagulación normal de la sangre?

Globalmente, asumimos que el calcio es algo de que los niños deben tomar durante el desarrollo, para fortalecer los huesos y los dientes; pero la realidad es que todos necesitamos calcio a diario para mantener nuestro cuerpo tan fuerte como sea posible durante el mayor tiempo posible", afirma Helen Bond, nutricionista y portavoz de la British Dietetic Association.

Artículo Relacionado
Calcio

Su falta puede provocar trastornos óseos graves

¿Cuánto calcio necesitamos al día?

En nuestro artículo de referencia lo explicamos. Básicamente:

  • Adultos: 800 mg
  • Adolescentes: 1.000 mg
  • Niños: 600-900 mg
  • Mujeres embarazadas o lactantes: 1.200 mg.

¿Cuál es su caso?

Según un estudio publicado en la revista Nutrients, de abril de 2017, más de la mitad de la población española no ingiere las dosis diarias recomendadas, informa correofarmaceutico. Por grupos de edad, los niños y adolescentes eran los que estaban más cerca de la DDR.

Si tiene alguno de los síntomas o señales que detallamos a continuación, podría valer a pena que su médico de familia evaluara su ingesta de calcio.

Artículo Relacionado
Osteoporosis

La frecuencia de la osteoporosis aumenta con la edad y rara vez aparece antes de los 55 años.

1. Está permanentemente cansado

El calcio ayuda a que los alimentos liberen la energía que contienen, así que si no está ingiriendo el suficiente, puede sentirse más cansado de lo normal.

La escasez de calcio puede ser una de las razones por las que las embarazadas sientan fatiga a menudo.

Los huesos comienzan a calcificarse en el útero materno, por lo que si el feto no recibe el suficiente, “robará” el calcio de la madre. Las madres lactantes necesitan ingerir aún más calcio; la recomendación es de aproximadamente 1.200mg al día, que es casi el doble del requerimiento habitual de los adultos.

2. Está recuperando la forma

Irónicamente, si está tratando de recuperar antiguas formas, podría haber suprimido los lácteos de la dieta, pensando en que engordan. Sin embargo, el calcio, presente en los lácteos como la leche y el queso, es vital para la función muscular normal, incluyendo, naturalmente, al corazón.

A mayor cantidad de músculo, más calorías quema el cuerpo en reposo. De modo que si no toma suficiente calcio para regular las contracciones musculares, ponerse en forma podría ser un verdadero problema.

Artículo Relacionado
7 carencias nutricionales muy habituales

Este artículo enumera 7 carencias de nutrientes que son hasta increíblemente comunes.

3. Las pequeñas heridas, o cortes, tardan en dejar de sangrar

Cada vez que se produce una herida, aparecen las plaquetas, un componente de la sangre, que actúan formando coágulos para detener la hemorragia. El calcio es un ingrediente vital para la coagulación, de manera que, sin la cantidad adecuada, la sangre tardará más en coagular, por lo que los sangrados pueden prolongarse.

4. Tiene fragilidad ósea

La pérdida de densidad ósea es parte natural del proceso de envejecimiento, porque se tiende a perder calcio a un ritmo más rápido de lo que el cuerpo es capaz de almacenar.

Las mujeres posmenopáusicas son especialmente vulnerables porque tienen menos estrógenos, una hormona que ayuda a preservar los huesos; es preocupante, pero desgraciadamente normal que las mujeres mayores se rompan un hueso con una simple caída.

Artículo Relacionado
Nutrientes básicos

La clave es guardar el deseable equilibrio entre los tres grandes grupos de nutrientes.

Las mejores fuentes de calcio

  • La leche, el queso y los lácteos en general. El calcio de los lácteos, además, se abosrbe más facilmente por el organismo.
  • Las sardinas, los boquerones y otros pescados cuya espina se coma habitualmente.
  • Las verduras de hoja verde, como brécol, kale y col china.
  • La soja y sus derivados, como el tofu, los brotes, la leche de soja.
  • El pan y los cereales preparados a base de harina fortificada.

¿Necesito un suplemento de calcio?

Probablemente no. Los adultos sanos normales obtienen todo el calcio que necesitan con una dieta equilibrada y saludable. Basando la ingestión de calcio en la leche, queso, verduras de hoja verde y frutos secos, se obtiene, además, el beneficio de todas las vitaminas y minerales que contienen.

Quienes padecen problemas de estómago, como la enfermedad de Crohn -que dificulta la absorción del calcio- o si simplemente está preocupado porque no cree estar ingiriendo el suficiente, antes de tomar un suplemento vale la pena consultar con su médico de familia. Es muy, muy poco probable ingerir demasiado calcio a través de los alimentos. Hay que tener en cuenta algunas investigaciones, que muestran que los suplementos de calcio pueden estar relacionados con dolor abdominal y cálculos renales; además, pueden interferir con otros medicamentos. De ahí nuestra recomendación antes de comprar un suplemento del mineral.


¿Le ha parecido interesante?

4 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales

Publicidad